Uñas negras (de corredor, de futbolista, de tenista...)


 

Si un día notamos dolor y calor en alguno de los dedos de los pies, normalmente el primero o el segundo, y, al observarlos, apreciamos una zona oscura bajo las uñas, probablemente nos encontremos ante una lesión bastante común que se conoce con el nombre de uña negra. El uso de un calzado deportivo inapropiado, demasiado apretado o demasiado holgado, pequeños traumatismos repetitivos, o un simple pisotón, pueden ser la causa de esta lesión molesta y antiestética que aparece en las uñas de algunos deportistas, tiñéndolas de un color oscuro. 

¿Cuál es la razón? Una acumulación de sangre que no encuentra salida al exterior, y que al coagularse bajo la uña provoca presión y dolor. Si el hematoma no es drenado con la debida asepsia al hacer su aparición, en pocos días la uña aparecerá amoratada y posiblemente terminará desprendiéndose. La lesión no es de las más graves, pero debe ser tratada cuanto antes por el especialista, quien drenará la sangre y así hará desaparecer las molestias causadas por la presión que la sangre ejercía. Si no actuamos así, la uña terminará por caerse, con lo que además de alargar el proceso de recuperación, estaremos abriendo el paso a posibles infecciones y complicaciones mucho más serias. 


Zapatillas deportivas cómodas y adecuadas al deporte practicado y a las características de nuestros pies, así como una correcta higiene de los mismos, son medidas que pueden ayudar activamente a prevenir este tipo de hematomas. Si aún así terminan por aparecer, debemos acudir cuanto antes a un podólogo especializado para tratar la lesión con todas las garantías. Puestos nuestros pies en sus manos, y siguiendo sus consejos y asesoramiento personalizado, podremos volver a la práctica de nuestro deporte favorito de una forma más segura.

Escribir comentario

Comentarios: 0